Branding tu marca personal

La marca personal branding es un concepto que se refiere al acto de considerarse uno mismo como una marca, con valor de diferenciarse y conseguir mayor dominio, tanto en las relaciones sociales como en las profesionales.
Crear una marca personal consiste en identificar las fortalezas y habilidades que nos hacen ser únicos. Que seamos percibidos por esas diferencias por esas diferencias que den valor a nuestras actividades y nos hagan exclusivos.
Es dejar huella que sea percibida positivamente, duradera en el tiempo, que cuando nos recuerden sea precisamente por aspectos positivos que proporcionen valores sólidos.
Por eso tenemos que ser auténticos, amar lo que hacemos y al realizar nuestra labor, cualquiera que sea, se note en los pequeños detalles.
Para ejemplificar esto: ¿Qué es lo que se viene a la mente de las personas cuando piensan en ti? Esto puede variar según el rol que te toque desempeñar o la percepción de las personas con las que interactúas. Pero si nos centramos en nuestros clientes, familia cerca, socios, jefes o subalternos, podemos enfocarnos en cada caso, la manera en lo que queremos ser señalados.
¿Cómo transmites tus valores, creencias y sentimientos? ¿Qué pasiones impregnas en lo que haces? ¿Es percibida esa pasión? ¿La contagias? Cuando dejas tu sello personal en lo que haces se notara, serás valorado y anhelado por quienes requieren de tus servicios o compañía generaras confianza.
Enfócate en tu grupo objetivo, aunque algún segmento no te entienda o aprecie lo que haces, quienes laboren tu labor, notaran la diferencia y estarán dispuestos a pagar por tu valor agregado. Actualízate en todo momento, se flexible y empático. Recuerda que no hay nada escrito y que para ser autentico tú haces el camino.
La primera impresión sí cuenta
Cuando conocemos a alguien en una reunión, somos nuevos en un empleo o tenemos una cita personal o de trabajo, la primera impresión es muy importante. Las personas se crean expectativas antes de interactuar más.
Lo que comunicamos la primera vez que tenemos contacto con una persona plasma diferentes elementos. Uno de los más importantes es el visual. Nuestro cerebro puede codificar en segundos aspectos como rasgos físicos, características de cabello, estatura, postura corporal, el tipo de ropa, la forma de saludar, la voz, así como olores y una serie de mensajes en cuestión de segundos.
Recomendaciones.
Respetar el horario de los demás. Es fundamental tomar precauciones para llegar temprano.
Revisar nuestro arreglo personal antes de salir a nuestra cita y vestir de acuerdo a la ocasión.
Ser natural es la mejor manera de conocer y mostrarnos, siendo uno mismo y respetando la esencia y las formas.
La sonrisa es nuestra mejor carta de presentación, una sonrisa honesta rompe el hielo, transmite confianza y nos hace ver más cercanos.
Respeta el protocolo del lugar a donde llegues, si es una oficina, un café o un restaurante.
El saludo en una primera reunión, por lo regular, al llegar sólo se da la mano. Evita dar el beso en la mejilla, a no ser que así estile en el lugar. El saludo de manos deberá de sr firme y franco, con la palma completamente extendida y abrazando toda la mano, lo que refleja franqueza e informa que somos abiertos en nuestra comunicación.
Una mala impresión puede ser difícil de cambiar, así que pon empeño en la cita.